CALIFICACIÓN DE SEGURIDAD DE LAS LÍNEASDE CARROS CON MAYOR INCIDENCIA EN LA SINIESTRALIDAD VIAL EN COLOMBIA

La campaña Carros Más Seguros vio la luz desde el pasado 3 de noviembre, con el principal objetivo de mejorar los niveles de seguridad vehicular de los carros comercializados en Colombia para proteger la vida tanto de sus ocupantes como de los que van fuera de él.

En la etapa preparatoria de la campaña, la Fundación Por La Vía, Por La Vida – Liga Contra La Violencia Vial realizó el análisis de correlación de la seguridad vehicular medida por el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP, con los efectos de las diferentes líneas en la vida real en cuanto a la siniestralidad en
Colombia.

Era necesario plantearse la cuestión de la significancia de resultados de testeos de seguridad vehicular con la realidad. Se ha encontrado que:

 

 

 

  • En las 10 líneas de más incidencia de víctimas específicas (choque con fallecido y/o lesionado) al menos 6 son 1 y/o 0 estrellas Latin NCAP, según sus últimas evaluaciones.
  • En las 10 líneas más vendidas con mayor incidencia de víctimas específica (choque con fallecido y/o lesionado) al menos 5 son 1 y/o 0 estrellas Latin NCAP, según sus últimas evaluaciones.
  • El análisis se enfocó en el periodo 2016 a 2019, periodo en el cual los criterios de evaluación de seguridad vehicular de Latin NCAP se mantuvieron constantes.
  • Los datos de la siniestralidad de Colombia se tomaron de los Registros Nacionales de Accidentes de Tránsito (RNAT) y de Automotores (RNA) del Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT).

Se consideraron como parámetros clave la información de los registros: la siniestralidad (involucramiento en choques sin importar resultados) y el número de siniestros con resultado de lesionados y/o muertes.

Se parametrizan los datos anteriores en la cantidad total de flota de cada línea, dividiendo el número de siniestros entre el total del número de flota de cada línea. Se establece así un índice de incidencia relativa en siniestros con resultado de
fallecidos y/o lesionados para estas variables con respecto al volumen de su parque automotor tanto en general como para las líneas más vendidas.

Al ordenar los vehículos según el valor de cada uno de los índices, en listados separados, que se describen anteriormente se obtienen las mencionadas conclusiones. Esta correlación indica claramente el potencial riesgo comprobado de líneas 0 y 1 estrellas.

No se debe aguardar a engrosar la estadística para informar a los consumidores sobre la seguridad de los vehículos. ¡Es su derecho! Conforme ha sido expresado en la Tercera Conferencia Mundial Ministerial de Seguridad Vial, celebrada en Estocolmo en febrero 2020 y promovida por la Organización de las Naciones Unidas:

“La información para el consumidor en relación con la seguridad del automóvil está disponible a través de los Programas de evaluación de nuevos automóviles (New Car Assessment Programs, NCAP) que funcionan junto con organismos reguladores
nacionales para motivar la demanda de los consumidores de mejor seguridad vehicular e influenciar el nivel de seguridad proporcionado por los fabricantes de vehículos.

Hay numerosos Programas NCAP regionales, nacionales y domésticos activos que han demostrado tener éxito en estimular el mercado de automóviles de pasajeros con funcionalidades para evitar colisiones y brindar protección más allá de las normas locales mínimas. Estos programas cumplen un papel educativo importante, ya que usan resultados de pruebas de colisiones para informar a los usuarios sobre la necesidad de un diseño seguro del vehículo y las diferencias en la seguridad entre marcas y modelos específicos.”

“El principal objetivo de la Liga Contra la Violencia Vial es dar a conocer este análisis de accidentología, siguiendo la línea que hicieron otros países a inicio de siglo, es mostrar que no hay que esperar a tener más vidas perdidas para advertir el potencial riesgo que los vehículos con más bajos niveles de seguridad representan para todo el colectivo social y, en
particular, para los actores viales más vulnerables que pagan con su vida el costo del flagelo”, afirma Mary Bottagisio, directora ejecutiva de la Liga. “Colombia no puede seguir soportando tantos muertos cuando se conocen medidas efectivas para evitar la ocurrencia de este flagelo, la seguridad del vehículo es determinante. ¿Qué les diremos a las generaciones futuras cuando nos pregunten cómo dejamos apagar tantas vidas de inocentes?” agregó.

La seguridad vehicular es un asunto de interés general; de salud pública que debe ser tratado de forma abierta y transparente para proteger lo que más importa: La vida y la integridad física de las colombianas y colombianos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *