MEDIO AMBIENTENOTICIAS

Abordando la crisis de salud pública y ambiental de las baterías usadas

Clarios Andina y Recoenergy lideraron en el Foro de Economía Circular y Sostenibilidad enfocado en la gestión de baterías usadas de plomo-ácido

  • El 99% de los materiales de una batería usada de plomo ácido se pueden recuperar, reciclar y rehacer.
  • Al utilizar materias primas recicladas, se reduce hasta un 90% el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

De izquierda a derecha: Diego Escobar, coordinador grupo de sustancias químicas, residuos peligrosos y UTO de Ministerio de Ambiente y desarrollo sostenible; Andrea Saldaña, subdirectora de ecourbanismo y gestión ambiental empresarial de Secretaría distrital de ambiente de Bogotá; Johana Escobar, gerente de Compras y logística Reversible de Clarios: Carlos Herrera Santos, vicepresidente de desarrollo sostenible de la ANDI, y Carlos Andrés Pineda Osorio, presidente ASOPARTES

Colombia, mayo 2024. En Colombia se realizó el primer Foro de Economía Circular y Sostenibilidad enfocado en la gestión de baterías usadas de plomo-ácido. Este evento sirvió como una plataforma crucial para discutir y promover prácticas sostenibles en la gestión de baterías, marcando un precedente fundamental en la búsqueda de soluciones integrales para los desafíos ambientales y económicos.

Colombia ya ha demostrado un notable progreso en la gestión de baterías usadas, con un 53% reciclado bajo estándares regulados. Sin embargo, el foro expandió estos esfuerzos para explorar nuevas oportunidades y así mejorar la gestión y el reciclaje de las baterías usadas a nivel nacional.

Si bien la industria del reciclaje de baterías de plomo-ácido en el país está evolucionando, aún hay mucho por hacer, según Carolina Álvarez, Coordinadora de logística reversible de Clarios Andina, “la implementación de prácticas sostenibles en esta área puede contribuir significativamente a la conservación de recursos y la mitigación del cambio climático, alineándonos con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los compromisos climáticos internacionales”.

El foro contó con la participación de líderes de la industria y representantes gubernamentales como Diego Escobar, del Ministerio de Ambiente; Andrea Saldaña de la Secretaría de Ambiente; Carlos Herrera de la ANDI y Carlos Andres Pineda de Asopartes; quienes discutieron temas críticos que incluyeron la gestión eficiente de baterías usadas, los impactos ambientales y de salud pública, así como el análisis de la legislación y políticas públicas vigentes y futuras.

«La colaboración entre actores del ecosistema de todos los tamaños en el negocio, gobierno y academia es fundamental para generar un ecosistema de valor compartido que promueva la sostenibilidad ambiental y económica», agregó Ana Margarita Garza, directora de asuntos públicos de Clarios.

El compromiso con la gestión adecuada de las baterías usadas no solo es una cuestión ambiental, sino también económica y de salud pública. Según estimaciones, el 99% de los materiales de una batería usada de plomo ácido se pueden recuperar, reciclar y rehacer, lo que representa una valiosa oportunidad para la economía circular y la reducción de la huella de carbono. Además, al utilizar materias primas recicladas, se puede reducir hasta un 90% el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Este foro es más que una reunión de expertos; es un llamado a la acción para todos los actores involucrados en la gestión de baterías usadas, comenta Garza: «Nuestra meta es fomentar una colaboración multisectorial y catalizar la innovación en este campo, con el fin de promover prácticas sostenibles que no solo protejan nuestro medio ambiente, sino que también impulsen la economía colombiana hacia un futuro más verde y próspero».

Johana Escobar, gerente de compras y logística reversible de Clarios indica, “reafirmamos el compromiso con la correcta disposición de las baterías usadas trabajando en incrementar la cantidad de baterías usadas procesadas garantizando un impacto positivo en medio ambiente y la comunidad, reconociendo las influencias ambientales negativos que podrían surgir de una gestión inadecuada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *