‘El Soat sería inviable’: Fasecolda

En el 2019 hubo en el país 175.605 siniestros viales, de los cuales el 66 por ciento, cerca de 116.000, fueron catalogados como choques simples o de latas. El 44 por ciento restante, más allá de los daños materiales, dejó 743.977 lesionados y 40.564 lesionados de gravedad, según el Anuario Nacional de Siniestralidad Vial.

El martes pasado, la Comisión Sexta del Senado dejó a un paso de convertirse en ley de la República un proyecto que crea incentivos para reducir la tarifa del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), pero que, además, incluye en la misma póliza la cobertura de daños materiales en casos de choques simples o de latas.

 

 

 

 

El proyecto que fue aprobado por unanimidad por los congresistas. Si bien luce atractivo para el bolsillo de los dueños de vehículos y motocicletas, no lo es tanto ni para el Gobierno, que se opuso a través de conceptos negativos de los ministerios de Hacienda y Salud; ni para las compañías aseguradoras, también partes interesadas.

Y no es para menos. En juego, dicen el Gobierno y las aseguradoras, están más de dos billones de pesos anuales que aporta el Soat a la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), más lo que se destina para atender a los lesionados en siniestros de tránsito.

Para hacerse a una idea de lo que sucede, en el 2019, sin contar los costos e indemnizaciones por 6.495 fallecidos en siniestros de tránsito, 86.088 personas fueron hospitalizadas. Estos hacen parte de los 743.977 lesionados que hubo ese año.

 

 

 

Es decir, que a estos gastos que se cubren con los recursos del Soat –si se aprueba el proyecto en la plenaria del Senado– habría que sumarles los daños de latas de cerca de 120.000 vehículos. Tan solo en Bogotá cada año ocurren unos 22.000 choques de latas.

“Básicamente, este proyecto de ley obliga a que por la misma bolsa de recursos compitan personas y latas, es decir, que no solo se reducirían los recursos para cubrir las atenciones en salud, por los descuentos en la tarifa, sino que además tocaría usar parte de estos para reparar vehículos”, afirma la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda).

La agremiación le dijo a EL TIEMPO que le preocupan las modificaciones del Soat por “el impacto sobre la atención de las más de 700.000 víctimas de accidentes de tránsito, y por otra, que podría llevar a la desaparición del Soat en Colombia porque financieramente el seguro sería insostenible (…) Consideramos que los cambios son importantes, siempre que estos sean viables y estructurados y no vayan en contra de la atención de las víctimas”.

 

Las cuentas que no cuadran

 

En defensa del proyecto, y específicamente de lo concerniente a extender la cobertura del Soat a daños materiales, la senadora Ana María Castañeda, explicó que los recursos para cubrir los daños saldrían de reducir las comisiones del 12,3 al 5 por ciento a los intermediarios del Soat, unos 179.000 millones de pesos.

Pero a los aseguradores las cuentas no les dan, y estiman que la cobertura de daños materiales (latas) que el Congreso pretende adicionar al Soat es inviable. Además, introduce la exigencia del croquis para que la clínica pueda atender a las víctimas, lo cual va en contra de la agilidad que se necesita para salvar una vida, pues ya existen y se usan tecnologías que suplen este trámite.

 

“Según estimaciones técnicas, adicionar una cobertura de daños costaría al menos $ 2 billones anuales y no $ 179.000 millones, que los congresistas consideran ahorrar limitando las comisiones de intermediación al 5 por ciento”, explica Fasecolda.

El proyecto establece que la cobertura para ‘choques simples’ será de 5 salarios mínimos legales mensuales vigentes para los vehículos, y de dos para las motocicletas. En la actualidad las primas completas de Soat alcanzan los $2,3 billones.

A esto hay que agregar que con los descuentos anuales por no usar el Soat que prevé el proyecto de ley, los ingresos se reducirían sustancialmente. Solo el 10 por ciento de vehículos asegurados afecta la póliza del Soat, con lo cual el 90 por ciento que no lo usa sería objeto del descuento. El problema aquí es que ese 90 por ciento subsidia los gastos de la siniestralidad de otros vehículos, especialmente los de las motocicletas.

 

 

Fasecolda además explica que no habría reducción en la tarifa del Soat. Al extender la cobertura de daños materiales, “según las normas tributarias, este tipo de seguros son sujeto de aplicación de IVA, con lo cual el costo de la póliza del Soat se incrementaría en un 19 por ciento”.

Por ahora, no todo está dicho en el Congreso, al proyecto de ley le falta un debate en la plenaria del Senado, pero antes de que eso suceda, una mesa técnica y una subcomisión analizarán con las partes interesadas el alcance y el impacto de esta reforma, y es muy probable que le introduzcan modificaciones.

Fuente:  motor.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *