¿Es peligroso pasar charcos en un carro eléctrico?

Antes de salir a la venta al público los carros eléctricos son sometidos a numerosas pruebas, entre las cuales está el paso por zonas con agua.

Entre las pruebas que se les han hecho en duras condiciones a los carros eléctricos, por parte de todos los fabricantes antes de sacarlos a la venta con las debidas garantías de seguridad, el cruce de piscinas profundas y luego el uso en reales obstáculos hídricos como ríos menores o charcos de las calles a alta velocidad han sido motivos de muchas horas de trabajo y los consiguientes resultados hoy los hacen perfectamente inmunes a este elemento.

Es natural que uno piense en la posibilidad de electrocutarse si va sentado encima de un paquete de baterías que ocupa todo el piso del vehículo, pesa casi media tonelada y está compuesto por múltiples celdas conectadas entre sí que operan a unas ratas que van desde los 300 hasta los 800 voltios, dependiendo del sistema. Y más susto se agrega si uno entra con el carro en un gran charco o le da por vadear caños.

Nissan Leaf para el Rally de Mongolia
Nissan Leaf para el Rally de Mongolia

Las baterías de los carros eléctricos suelen ser a base de iones de litio en forma de gel que no se derrama de las cajas. Todas tienen un líquido electrolítico que se puede inflamar si hay elevadas temperaturas, cosa muy inusual. En cambio, la batería que se instala en los motores térmicos para el arranque y los accesorios tienen plomo y ácido sulfúrico como componentes esenciales y apenas caminan en los 12 voltios. Siglos de historia y trillones de kilómetros indican que el agua no les hace daño.

Al pasar charcos profundos un auto de motor convencional puede tener fallas terminales si el agua entra a la admisión y se producen golpes hidráulicos en los cilindros. También es propenso a que los aceites de caja y transmisiones se contaminen si el agua penetra por los desfogues. Además, hay problemas serios si el agua llega al cárter del motor por alguna vía y se agrega al aceite o si se mezcla con el líquido de los frenos.

Nada de esto sucede en los carros eléctricos.
La razón es que tanto las baterías como los motores y los sistemas de transmisión van en compartimentos sellados, tan estancos que se dice que el vehículo podría flotar. Si en algún caso, por ejemplo, un accidente rompe esas carcasas o tienen algún defecto y trata de producirse un corto circuito por contactos, este a la hora de la verdad no se causa porque hay una cadena de fusibles automática que corta la corriente y aísla el problema.

Personalmente, hemos hecho pruebas de estos vehículos eléctricos con el agua hasta las puertas, es decir, por encima del nivel del paquete de pilas que va en la parte baja del piso, sin problema alguno, y los ensayos previos de los laboratorios son mucho más severos que estas demostraciones, por lo cual es seguro decir que el auto eléctrico, en buenas condiciones, es inmune y hasta puede tener ciertos visos de anfibio.

Nissan Leaf para el Rally de Mongolia
Nissan Leaf para el Rally de Mongolia

Fuente: www.motor.com.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *