Estamos repitiendo la crisis automotriz

Actualmente la pandemia del COVID-19 ha traído grandes dificultades al sector automotriz con pérdidas millonarias, las cuales son inevitables al frenar la producción, cerrar concesionarios y no recibir pagos o ventas por medios crediticios.

 

Algo muy parecido ocurrió en Estados Unidos en la gran crisis presentada escalonadamente desde 2007 al 2009. Muchas compañías del sector automotor ya se encontraban en crisis tan solo al inicio de la gran recesión por lo tanto sus pérdidas fueron incalculables en los años posteriores.

 

Lo que ocurrió aquí, fue que al no existir la posibilidad de acceder a un crédito o financiación para adquirir un automóvil, hizo que las ventas empeoraran y disminuyeran con el tiempo, algo muy parecido a lo que nos pasa hoy en día con coronavirus, llamado efecto dominó, si no se trabaja, no hay dinero, si no hay dinero, no se puede acceder a un crédito bancario o pagarlo, sin este no se puede adquirir un auto, si no se adquieren autos la producción debe detenerse, si se detiene, quiebra el sector.

Ya para 2009 General Motors y Chrysler se habían declarado en bancarrota. GM tenia grandes perdidas desde el 2005 por lo tanto a 2009 tenía deudas de más de 172mil millones de dólares y sus ganancias solo llegaban a 82mil millones de dólares.

Algo a destacar es que ese mismo año GM y Chrysler fueron “rescatadas” por los gobiernos estadounidense y canadiense, estos les hicieron diferentes prestamos a cambio de porcentajes en ganancias y participación en las empresas automotoras.

Sin embargo, con esta ayuda recibida, General Motors desapareció varias de sus marcas, y Chrysler fue vendida a Fiat.

Este año, la producción automotriz en el mundo ha caído en grandes porcentajes, veremos, cuando esto pase, qué perdidas hubo y qué ayudas el gobierno dio a diferentes compañías de este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *