Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power: versatilidad en un paquete deportivo

  • Un SUV Coupé práctico, eficiente y polivalente para una experiencia premium deportiva.

Mercedes-Benz creó al GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power con una palabra en mente: balance. La tecnología de propulsión híbrida enchufable entrega los mejor de sus 2 plantas motrices, la eficiencia del modo eléctrico con la tranquilidad de autonomía que aun entregan los motores a gasolina. Además, el perfil deportivo de la versión Coupé mejora el coeficiente aerodinámico, disminuyendo aún más el consumo de combustible y de energía. En esta configuración de carrocería no pierde nada de practicidad, ya que mantiene la capacidad de almacenamiento del baúl y la usabilidad de la segunda fila de asientos respecto los modelos pares SUV.

Desempeño en pro de la eficiencia

Reducir el consumo de energía requiere tener un buen desempeño a disposición. Por eso, el Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power dispone de 2 motores de alta potencia, uno a gasolina y otro eléctrico. El motor a gasolina es una unidad M 254 de 2 litros con un turboalimentador de doble entrada, que por sí solo puede generar 208 HP y 350 Nm de torque. Solo este motor cuenta con un generador ISG de segunda generación que puede inyectar hasta 22 HP y 200 Nm de torque máximo de forma temporal. El sistema de turboalimentación utiliza tecnología que viene directamente de la Fórmula 1, si bien no cuenta con el desempeño de un modelo AMG, su capacidad de generar potencia reduce el esfuerzo que el motor hace en el día a día.

El tren motriz también se compone de un motor eléctrico compacto de alta potencia instalado en la transmisión. Este motor por sí solo entrega 121 HP y 440 Nm de torque desde el momento que genera el primer giro. En total, ambos motores combinados pueden entregar 316 HP y 700 Nm de torque, por lo que pueden generar un empuje contundente sin llegar a su máxima capacidad. Los motores están limitados cuando funcionan al unísono para mejorar la durabilidad, evitando así que los componentes se esfuercen al máximo. Para ayudar con este objetivo, se utiliza una trasmisión automática 9 velocidades llamada 9G-TRONIC. Esta caja trabaja junto con la tracción integral permanente 4MATIC.

La ventaja de esta configuración EQ Power es que es flexible y versátil gracias a la tecnología híbrida enchufable. Sin utilizar el motor a gasolina, el Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power puede recorrer hasta 120 km en modo sólo eléctrico. La razón de esta autonomía se debe a la batería de 31,2 kWh de iones de litio y su construcción especial de alta densidad energética. Aunque el objetivo de esta tecnología es la eficiencia, los altos números de desempeño le permiten alcanzar los 100 km/h en tan solo 5,7 segundos, mientras que la velocidad máxima está limitada a 230 km/h.

Tecnológica comodidad

El interior de la Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power está gobernado por el sistema operativo MBUX. Su tecnología inteligente se integra con múltiples servicios dentro de la camioneta, como el aire acondicionado automático THERMATIC, la reproducción de música y la navegación. El MBUX se comunica con los usuarios a través de 2 pantallas, una de 12.3 pulgadas para el tablero de instrumentos y la otra de 10,25 pulgadas para el sistema de info-entretenimiento.

El MBUX se puede controlar con ciertos comandos de voz, con los controles en el volante dedicados para cada pantalla, con el sistema táctil o con el touchpad para la pantalla central. Mediante este sistema se pueden dictar comandos y órdenes para minimizar la distracción de la conducción, lo que de entrada es un elemento de seguridad y confort tecnológico.

Seguridad como elemento indispensable

Otra de las prioridades del Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power es la seguridad, algo que se puede notar en el extenso paquete de tecnologías diseñadas para proteger al conductor, sus pasajeros y los peatones alrededor. El equipamiento empieza con una sólida estructura gracias al chasis monocasco, que desvía la fuerza del impacto lejos de los pasajeros, garantizando su seguridad. Luego va por elementos como las 7 bolsas de aire, los pedales activos en caso de impacto, los cinturones de seguridad con pretensores y los anclajes para sillas de niños ISOFIX con anclaje TopTether.

A nivel de seguridad activa cuenta con frenos adaptativos con sistema antibloqueo y de distribución electrónica de fuerza. Estos frenos se complementan con la función Hold para el arranque en pendientes y semáforos, y el asistente de frenado, que multiplica la fuerza del pedal de freno en caso de emergencia. En búsqueda de mantener un control absoluto, también dispone de control de estabilidad, control dinámico en curvas, alerta de perdida de presión en neumáticos, monitoreo de cansancio del conductor, servofreno de emergencia activo y luz de freno adaptativa de emergencia. A esta lista se puede sumar el control crucero y el limitador de velocidad con detección de señales de tránsito.

Esta gran suite de seguridad pone de manifiesto la importancia de la preservación de la vida para Mercedes-Benz. Además, el Mercedes-Benz GLC 300 e 4MATIC Coupé EQ Power deja asentado su imponente estampa que encuentra el balance entre deportividad y eficiencia, todo envuelto en un lujo de alto nivel y tecnología de punta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *