¿Qué pasa con la producción automotriz en estos tiempos de pandemia?

Sabemos que cada empresa de vehículos en nuestro país y en todo el mundo han dejado su producción quieta, y este tipo de producción es una de las más grandes y rentables a nivel global; es de entender que hacer un ‘stop’ en este medio causa grandes pérdidas económicas ya que el sector automotor es uno de los más caros en la tierra.

Todo el ensamble, venta y entrega de vehículos tiene un efecto de acción y reacción, que, de tal modo, también se ha visto afectada, demoras en cada sector ha retrasado el modelo que por décadas se ha venido perfeccionando y es el de entregar todo a tiempo con el fin de tener un cliente satisfecho y seguir siendo reconocidos como empresas responsables y serias.

Se ha abierto el espacio que por varios años ha estado inmerso en muchas compañías, el teletrabajo, sin embargo, entre su amplia trayectoria, son muchos quienes a la fuerza tuvieron que implementar este medio de trabajo que por ende no es muy eficiente en un sector como este.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el sector económico, en cuanto a ventas y compras, ha estado detenido, muchas empresas con carros en sus concesionarios esperando a ser vendidos, créditos detenidos y aplazados han sido la mayor problemática presentada, pagos postergados y acumulación de producto es el pan de cada día; todo esto, anunciando el porvenir tan seguro, una crisis económica, alza de valores, precios por las nubes.

Entendemos que la crisis la vivimos todos de manera diferente, no obstante, todos priorizamos la salud, entonces, aunque muchos tienen la facilidad de comprar vehículos ahora, prefieren dejarlo de lado, esto se debe a muchos factores, tales como la imposibilidad de sacar a las calles un auto en cuarentena, precios elevados y el tener un ahorro para lo que probablemente se avecina.

Sabemos que cada día más empresas de ensamble automotriz se han unido al sector salud proveyendo ventiladores médicos, todo esto con buena fe de ayudar en la crisis, y siendo algo que grandemente se necesita ahora; el 2020 será un año que dejará una huella en la historia, pero “Amanecerá y veremos…” esperemos que este año termine con cambios en la mentalidad de cada uno de nosotros y el 2021 pueda reestablecer perdidas que seguramente se están dando por priorizar la vida y salud de cada empleado y empleador, y no está mal hacerlo, al contrario, de seguro será recompensado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *