Tips para adquirir un vehículo utilitario de trabajo

 

 

 

 

Para muchas empresas o negocios los vehículos utilitarios son su principal herramienta de trabajo, con la que pueden transportar desde personal hasta diversos tipos de mercancías, enseres, alimentos, herramientas, equipos, materiales de construcción, entre otros, los siete días de la semana. 

“Sin importar si es una Van de carga o pasajeros, pickup, o chasis para carrozar, a la hora de adquirir este tipo de vehículos es fundamental tener en cuenta, el tamaño y la relación costo beneficio que ofrece, entre otros factores, para que esté alineado a las necesidades de la empresa o negocio”, comenta Paola Lozano, gerente nacional de DFSK PracoDidacol.

Basado en la experiencia y el conocimiento del mercado, DFSK con más de 12 años comercializando utilitarios en el país y el respaldo de PracoDidacol, brinda a continuación diversos consejos, que le pueden permitir al empresario tomar una decisión adecuada a la hora de adquirir un utilitario de trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Espacio de carga: Es uno de los factores más importantes a tener en cuenta. Verifique la capacidad carga en cuanto a volumen y peso que puede alojar y movilizar respectivamente el vehículo, cifras que aparecen en la ficha técnica. En caso de ser Van de carga, mire el número y tipo de puertas (traseras y laterales), que permitan un fácil acceso para las labores de carga y descarga. 

Versatilidad: En el caso de elegir un vehículo tipo Chasis, este permite que se pueda carrozar con estacas de madera o metálicas o también se puede optar por un furgón incluso refrigerado. Para el caso de una Van, esta debe permitir que en su espacio de carga se pueda instalar accesorios que protejan la mercancía o cumplan con las necesidades del negocio. 

Desempeño y economía: En este segmento la relación costo-beneficio es muy importante. “Al tratarse de vehículos cuya operación se hace en la ciudad y alrededores, no requieren de grandes motores, lo que permite un bajo consumo de combustible y por lo general sus costos de mantenimiento son mínimos, gracias a que su mecánica es sencilla, en donde un motor con cadena de distribución es lo más recomendable elegir”, agrega Lozano.

 

 

 

 

 

Confiabilidad y respaldo: Ante la gran variedad de marcas y precios analice detenidamente al fabricante y/o distribuidor, su trayectoria en la industria y mercado local, así como el respaldo posventa que ofrece y las ciudades en donde está presente, de esta forma garantiza un servicio de mantenimiento inmediato, confiable y rápido.  

“Es importante tener en cuenta también la decoración externa que va a tener el vehículo, debido a que éste se convierte en una valla publicitaria móvil del negocio. Para ello se debe elegir un diseño sencillo asegurándose que el logo, servicio que presta y datos de contacto, se vean fácilmente”, complementa Lozano.

En síntesis, asegúrese que va a comprar un vehículo de calidad, capaz de satisfacer las demandas de sus servicios, y que tenga un buen respaldo posventa, para que de esta forma el vehículo sea rentable y aporte en términos de productividad a la empresa o negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *