Volkswagen presenta la tecnología V2G

 

A partir del año que viene, los coches eléctricos del Grupo Volkswagen incluirán carga bidireccional y podrán recibir y enviar energía a la red eléctrica. Al implicarse en todo el proceso, Volkswagen se asegurará de que beneficie a todos los involucrados, incluidos los propietarios de sus vehículos.

 

 

 

El V2G de Volkswagen

La presentación del sistema V2G de Volkswagen tuvo lugar durante el pasado VW Power Day celebrado los días 16 y 17 de marzo. Con el anuncio de que la integrará en sus coches eléctricos a partir del año que viene este escenario podría acelerarse rápidamente. El año pasado, el fabricante alemán ya hizo intuir pasado su intención de implementar esta tecnología con la presentación de un wallbox bidireccional capaz de alcanzar los 22 kW de potencia. A través de la web Handelsblatt, Volkswagen ha confirmado que todos sus modelos que desarrollen basados en la plataforma MEB contarán con carga bidireccional a partir del año que viene.

El responsable de movilidad eléctrica de Volkswagen, Thomas Ulbrich, afirma que están concluyendo las pruebas con vehículos que ya equipan el sistema: “A partir de 2022, todo coche eléctrico del Grupo Volkswagen que se fabrique sobre la base de la plataforma eléctrica MEB no solo podrá cargar electricidad, sino también devolverla a la red”, lo que implica que Audi (que ya lo había anunciado), Skoda y Seat y Cupra también contarán con esta tecnología.

Si Volkswagen cumple sus previsiones y pone en el mercado el año que viene 300.000 coches eléctricos, el parque de automóviles con esta tecnología tendría una gran capacidad para influir en la gestión de las redes eléctricas. Por eso, Volkswagen asegura que su intención es implicarse en todo el proceso de manera que pueda asegurarse de que beneficie a todos los involucrados, incluidos los propietarios de sus vehículos que, además, tendrán la posibilidad de respaldar la energía en su propia vivienda cuando sea necesario.

Un proyecto piloto relacionado con la tecnología V2G, puesto en marcha por Nissan en Alemania, demuestra que un coche eléctrico puede integrase en el mercado energético y generar ingresos para su propietario. En una semana cada coche eléctrico fue capaz de suministrar 8 kWh a la red recibiendo a cambio 20 euros, que supondrían, considerando 50 semanas, un total de 1.000 euros al año. La tecnología V2G es particularmente interesante para los operadores de flotas. Su principal inconveniente son tanto los precios de la tecnología de carga como los obstáculos regulatorios. Por otro lado el proyecto demostró que el aumento de la frecuencia de la carga y descarga de la batería no acortan su vida útil.

El año pasado, el Grupo Volkswagen y las autoridades de la isla griega de Astypalea presentaron un proyecto para hacer de este lugar un auténtico estandarte del futuro sostenible a través de la movilidad eléctrica, las soluciones de transporte inteligente y la producción de energía verde. Los coches eléctricos de Volkswagen y el scooter y los patinetes eléctricos de SEAT se convertirán en la clave para lograrlo, apoyados por un sistema inteligente de transporte basado en la movilidad digital, las fuentes de energía renovable y la red de recarga V2G.

Entre otras acciones, se desarrollarán los sistemas de generación de energía renovable mediante instalaciones fotovoltaicas y eólicas que alimentarán una amplia infraestructura de recarga que permitirá establecer un sistema inteligente para controlar la estabilidad de la red, gracias a la tecnología V2G.

Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *